Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Las huellas del tranvía en La Habana (1)

Imagen
En la antigua cortina de Valdés, en el frente del Seminario de San Carlos y San Ambrosio, aún están a la vista  los raíles del tranvía eléctrico. Han resistido el paso del tiempo, a desenterramientos y enterramientos de kilómetros de líneas que antaño surcaban la ciudad. Hoy se miran como a las ruinas de un edificio medio derrumbado, con algo de respeto y de añoranza. Y al final uno no deja de preguntarse, pues la imaginación tiene sus límites, cómo sería el paso de los carros eléctricos sobre ellos, los ruidos del vagón en su traqueteo, los chirridos de las ruedas en las calles, las campanillas anunciando las paradas, los gritos, los chispazos eléctricos de los trolles, los colores, las ilusiones de los pasajeros, la vida sobre los trucks...

Imágenes del tranvía eléctrico (11)

Imagen
Estamos en el año 1952. Estos vagones de tranvías han sido abandonados a su suerte. Desprovistos del truck y del trolle, de ellos queda apenas la carcaza, sin los cristales de las ventanillas, desfigurados, olvidados...Descansan dispuestos en fila, -lo único que recuerda su paso por las calles de la ciudad-, como cuando circulaban con apenas minutos de diferencia entre uno y otro, cuando se montaba tranvía el domingo para "matar" el tiempo, el simple paseo mirando las vitrinas de las tiendas, las jóvenes y sus faldas, al pasajero adormilado en el asiento contiguo...Han quedado atrás días como el de los fieles difuntos, cuando la línea hacia el cementerio de Colón era reforzada en extremo y prácticamente los vagones se enlazaban en especie de ferrocarril eléctrico interminable cargado de penas y remembranzas. Entonces el tranvía era importante, era el movimiento, era la ciudad rodante.Eliseo Diego, el poeta maravilloso que vio la belleza en las columnas de los portales y los …